jueves, 22 de marzo de 2012

ALBARRACÍN (TERUEL)






































El pueblo está encaramado en un peñón y rodeado por el río Guadalaviar. Por este lado y mirando hacia el río se hallan edificadas las casas colgadas. Dentro del pueblo sus calles son empinadas y estrechas, con rincones muy pintorescos (poco accesibles para caminar con una silla de ruedas, se precisa de la ayuda de una persona). La construcción ofrece la original arquitectura popular con la forja propia de la provincia además de tener el color rojizo característico llamado rodeno.


Fotos: Joaquín Pacheco.

SOLO UN INSTANTE

Solo un instante, un instante eterno, con sabor a labios de mujer... De la serie "Nocturnos" Te...