VINO PARA DOS

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
VINO PARA DOS
 
Mañanas de domingo
luces de bohemia en mi alcoba
tiempo de amores
y poesías
se arropan en tu cuerpo desnudo
de mujer
y me abrazo a ti
en un desesperado abrazo,
sueños sin fin
del que no quisiera despertar nunca.
 
Acaricio tus finos labios carmesí
que enloquecen mis deseos
de amor
y lujuria.
 
Agitas tu bello cuerpo
de fuego contenido
y placeres prohibidos,
olor a amapolas
y plateadas lunas…
 
El mar en la lejanía
nos susurra
en nuestra vieja almohada
con su canto infinito
de sirenas
Y bajíos hundidos,
olas que arropan
nuestro loco amor
de males
y melancolías…
 
Mañanas de domingo
y vino para dos,
de rosas rojas
y besos sin fin.
 
Texto:
 
Joaquín Pacheco
Foto:
Joaquín Pacheco Photo
 

Entradas populares