lunes, 25 de mayo de 2015

MARIPOSAS REBELDES






 
 
Desde mi ventana-atalaya veo pasar a la anónima marea humana, que con pasos apresurados se dirigen como cada día a sus destinos cotidianos, algunos con prisas, otros en cambio más despacio, con el sueño aun dibujado en la palidez de sus caras dormidas; a las dulces parejitas cogidas de las manos envueltos en su aura azul de “te quieros”; a los niños esperando a las puertas de un viejo colegio, librando sus últimas sus últimas batallas imaginarias antes de entrar a clase… Y entre tanta y tanta imagen de actividad urbana, veo pasar lentamente las aguas tranquilas del rio silencioso y miro hacia atrás con cierta nostalgia contenida, los recuerdos de mi niñez, de mi adolescencia, de mi madurez presente… y por qué no, de mis primeros amores juveniles, ahora ya marchitos por el sin perdón del tiempo pasado y casi olvidados en el ático desordenado de mi pobre cabeza. A veces pienso y me produce una cierta gracia maliciosa, cuando quiero rememorar mi pasado, que me parece que todo paso ayer y sin en embargo, hay una tremenda sangría de vida y multitud de recuerdos entrecruzados, que ahora, a la hora de plasmar sobre este papel, se me hacen remisos y rebeldes como mariposas que vuelan libres en el cielo primaveral de la ciudad o tal vez quizás sea que se muestren tímidos a ser desvelados por este impúdico pequeño relato.

No se la verdad por dónde comenzar, la tarea se me hace ardua y el paisaje es  complicado y difícil por lo escabroso y resbaladizo de la veracidad de los recuerdos, ahora esquivos y desafiantes ante mi pluma ciega… Espero que quizás un día no muy lejano, tenga las suficientes fuerzas que ahora no tengo y me ponga a ello, pero de momento lo dejaremos en este punto, reposando en la antesala del pasado, principio de mis recuerdos…    
 
 
Texto:
Joaquín Pacheco
Foto:
Joaquín Pacheco Photo

SOLO UN INSTANTE

Solo un instante, un instante eterno, con sabor a labios de mujer... De la serie "Nocturnos" Te...