UN VAMPIRO ANDA SUELTO POR LA CIUDAD


UN VAMPIRO ANDA SUELTO POR LA CIUDAD



Un vampiro anda suelto por la ciudad
con felino sigilo camina por calles lúgubres y solitarias
sobre su curvada espalda pesan las miserias
de estéril existencia.

Un vampiro anda suelto por la ciudad
por barrios olvidados llenos de inmundicia
en busca de una presa fácil
con la que saciar su sed de sangre y venganza.

A la luz tenue de una maltrecha farola
se detiene para encender un cigarrillo
sonríe y escucha los mormullos de la noche
sus pupilas brillan como ascuas encendidas en la obscuridad de la noche.

Con vacilantes pasos retoma su andadura por tortuosas aceras…
una densa niebla invade las fachadas de los miserables edificios
testigos mudos de lo que va acontecer
su destino esta ya cerca…

El frío corazón del vampiro late con furia rabia
y sus pasos ahora firmes se aceleran en alocada carrera
presiente a su víctima que ya esta cercana
el final del drama se aproxima...

Sus fieros ojos miran los secretos de la noche eterna
y vislumbra a lo lejos la silueta de una mujer desvalida
con pasos decididos se acerca a su presa
y le asesta una fiera dentellada en su desnudo cuello.

Ahora es solo un frenesí de locura ciega
sus ojos fríos se inyectan de sangre inocente
le invade un infinito placer de lujuria
dejando caer al cuerpo muerto ya inerte.

De las comisuras de sus finos labios
resbalan rojas gotas de sangre
ebrio de locura saciada retoma su andadura
perdiéndose en la obscuridad de la densa bruma…

Un vampiro anda suelto por la ciudad
sediento de sangre y venganza…



Texto y foto: Joaquín Pacheco

Zaragoza, 13 septiembre de 2010.

Entradas populares